Go to ...

Madrid Al Día

Diario de la Comunidad de Madrid

RSS Feed

Elecciones americanas; Cuando lo malo no es bueno y lo menos malo tampoco por Luz Trujillo @Luz3400


En pocas horas el mundo conocerá quién ocupará los próximos cuatro años la Casa Blanca. Son pocos los puntos porcentuales que separan al polémico candidato republicano Donald Trump, de la poca fiable candidata demócrata Hillary Clinton. Nunca antes en toda la historia electoral americana, dos candidatos han despertado tanto rechazo en amplios sectores de la población y han generado tanta polémica.

Hillary Clinton no se caracteriza por empatizar con sus bases, que entre otras cuestiones, encuentran en ella una representación del establishment. Los escándalos de los correos electrónicos investigados por el FBI tampoco ha contribuido a aumentar su índice de popularidad, pese a que la agencia de investigación la ha exonerado por segunda vez del uso de un servidor privado de correo electrónico cuando era Secretaria de Estado, algo que podría haber puesto en riesgo, según el director de la agencia, la seguridad nacional durante su gestión. Por otro lado, no son pocos en gran medida los que la hacen responsable de la guerra que ha sembrado el caos en Libia y que se ha hecho extensiva al resto de Oriente Medio. También preocupa que defienda una política beligerante con Rusia por Ucrania y que pueda provocar un conflicto de importante magnitud.

La clase media y media baja americana ha visto mermados sus recursos con la crisis, su descontento ha sido un caldo de cultivo que les ha llevado a aceptar el discurso de Donald Trump que apuesta por volver a reconstruir la infraestructura y la economía del país así como abandonar las guerras en el extranjero, lo que supone un gasto desmesurado para las arcas americanas. También está a favor de dejar de demonizar a Rusia y abrir nuevas vías comerciales, algo que sorprende a sus detractores, dado que Trump era conocido como demócrata antes de presentarse por los republicanos y estaba claramente a favor de sus políticas, lo que lleva a pensar a más de uno que utiliza un discurso claramente populista y proteccionista con el único fin de ser Presidente de los Estados Unidos.

Son tres los Estados que pueden ser determinantes para inclinar la balanza hacia uno u otro candidato. Florida tiene un diecisiete por ciento de posibilidades de decidir quién puede ganar estas elecciones, Pensilvania y Carolina del Norte un once por ciento. Si Donald Trump no gana en Florida o Carolina del Norte, la posibilidad de ocupar la Casa Blanca estará cerrada.

Lo que se ha puesto de manifiesto en estas elecciones presidenciales, es que los americanos no van a votar quién quieren que sea el próximo presidente de los Estados Unidos, más bien votaran quién no quieren que sea.

Share with:

About Redacción