Go to ...

Madrid Al Día

Diario de la Comunidad de Madrid

RSS Feed

Del Brexit a las oportunidades españolas por José V. La-Cave Rupérez (@JosLaCaveRuprez)


Cuando en el Ejército se produce una baja, sucede lo que en el argot castrense se llama “correr el escalafón”. En el ranking europeo, Gran Bretaña, por su poderío económico, industrial, tecnológico, y demográfico, estaba por delante de España. Si había cuatro grandes en Europa, Gran Bretaña está claro que era uno de ellos. Al correr el escalafón europeo, España asciende en peso específico y político dentro de la Comunidad, y se sitúa entre los cuatro grandes motores de Europa.
Gran Bretaña, será por su mentalidad isleña, será por su política histórica o por sus intereses nacionales, siempre actuó en Europa sin convicción alguna, incluso, en ocasiones pareciera infiltrado de intereses de foráneos.
Mucho se ha hablado de las consecuencias del Brexit para Europa, y bien es cierto que el mapa de las relaciones comerciales y políticas con la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, va a cambiar. Y efectivamente tendrá repercusiones negativas en la capacidad económica europea y en el peso de Europa como potencia económica en el mundo, frente a China, EE. UU., y Rusia.
Sin embargo, al margen de los aspectos negativos para España como estado miembro, que no dejan de ser los mismos que sufrirán el resto de estados de la U.E, es cierto que se abre una nueva oportunidad para nuestra nación. La primera, como he dicho, es que corre el escalafón, y que por arte del Brexit, ha subido en el ranking, y nos sitúan entre los cuatro grandes de Europa.
Otro aspecto, que deberíamos convertir en oportunidad, y que deberían aprovechar y apoyar todos los grupos políticos españoles con representación en la Eurocámara, es elevar a la lengua española a la categoría de idioma cooficial de la Comunidad. Tras la salida de Gran Bretaña, y aunque en la práctica la lengua inglesa siga siendo vehicular no sólo en Europa sino en el mundo, el español tiene que ser una de las lenguas oficiales, dentro de la Comunidad, sirviendo de canal hacia toda Iberoamerica, donde hemos de mirar como españoles y europeos, para frenar a Estados Unidos, o mejor dicho, ahora con el nuevo presidente, para ocupar el espacio e influencia que deja.
Envidiable siempre ha sido la relación de Gran Bretaña con sus antiguas colonias, gracias a la Commonwealth, y España, ahora con el concurso europeo, de Portugal, fundamentalmente, tiene la oportunidad de mejorar los lazos comerciales y políticos, en beneficio de esos países iberoamericanos que tienen especiales lazos históricos, y en beneficio de España y del resto de naciones comunitarias.
Además de todo ello, al no estar Gran Bretaña en las instituciones europeas, es más fácil resolver el asunto de Gibraltar. Si bien no era justificable que un país comunitario tuviera una colonia en otro país comunitario, menos todavía es que un país no comunitario, extranjero a los efectos de Europa, tenga una colonia, en territorio español, es decir en territorio europeo.
Como además, si se me permite, la oportunidad “ la pintan calva”, con un gobierno no conservador en Gran Bretaña, es más fácil de negociar esta cuestión, siempre dado a concesiones, y más flexible en sus posiciones que cuando se enarbolan cuestiones de honor patrio. De esto sabemos los españoles mucho, y recordamos la pésima negociación del “ínclito” Zapatero con Europa, y como por firmar una acuerdo a cualquier precio, costó caro a los intereses españoles. Por no recordar la de su antecesor en el cargo, en la negociación del Acuerdo de Adhesión, que obligó a reducciones de cuota lácteas, vinícolas, pesquera, etc. diezmando la agricultura, ganadería y pesca española.
Por todo ello, se presenta un escenario perfecto, una conjunción astral única que sin duda debemos aprovechar en beneficio de nuestra nación, que únicamente dependerá del empeño, decisión y convencimiento de nuestros políticos. De este modo todos podremos decir España es una gran nación, con orgullo y sin miedo al ridículo.

Share with:

About Redacción