Go to ...

Madrid Al Día

Diario de la Comunidad de Madrid

RSS Feed

La Policía Nacional desarticula un grupo dedicado al robo de smartphones de gama alta


Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo dedicado a la sustracción y venta de smartphones de gama alta que operaba en Ibiza, y que distribuía los terminales robados en la propia isla y en otros países de Europa y Marruecos. Se estima que habían sustraído más de 300 unidades, entre terminales telefónicos y material informático, valoradas en unos 200.000 euros. En el inicio de la investigación, en septiembre de 2016, fue arrestada en Ibiza una persona que vendía los teléfonos robados y otros dispositivos a través de un grupo en una conocida red social.

La investigación se remonta a 2015 cuando se produjeron varios robos de teléfonos móviles de última generación -en los que los asaltantes se llegaron a apropiar de dispositivos valorados en su conjunto en 25.000 euros-, mientras eran transportados en camiones desde el barrio madrileño de Vallecas con destino a Mallorca. A partir de ese momento se iniciaron gestiones para determinar las circunstancias de las sustracciones y el destino final de los smartphones. Como resultado de las investigaciones practicadas, se logró averiguar que gran parte de ellos se encontraban operativos en Ibiza y que habían sido vendidos fuera del circuito comercial, pero a precio de mercado.

Paralelamente se recibió una denuncia de una compañía dedicada a la distribución de material informático y terminales móviles,  en la que se informaba de que dos empresas clientes de sus servicios, ubicadas ambas en Ibiza, no realizaban pedidos de móviles de alta gama y que por este motivo sospechaban que pudieran ser receptadoras de dispositivos robados. Además, a la empresa denunciante le constaba la desaparición en la isla de Ibiza de 82 terminales telefónicos.

Gracias a las pesquisas desarrolladas a partir de estas informaciones, los agentes lograron identificar inicialmente a 37 personas usuarias de parte de los terminales desaparecidos, de las cuales 24 residían en Ibiza o en localidades cercanas a la misma. Por este motivo, y tras realizar diferentes indagaciones, los investigadores averiguaron que los móviles sustraídos en la isla se estaban vendiendo con gran rapidez a ciudadanos residentes.

Primer arresto en 2016

Con el objeto de avanzar en la investigación y recabar datos para dar con la persona que vendía los móviles robados, los agentes tomaron declaración a las personas identificadas. De estas declaraciones se averiguó que un ciudadano de origen rumano era quien comercializaba los terminales investigados y otros dispositivos informáticos a un precio inferior al de mercado. Además, se averiguó que esta persona usaba un grupo creado en una red social, especializado en la compra-venta de artículos usados entre particulares de la zona. Una vez localizado el presunto implicado en la venta ilegal de los smartphones, los agentes procedieron a su detención y registraron su domicilio, donde recuperaron 20 teléfonos móviles de alta gama, tabletas, ordenadores, relojes de gran valor y dinero en efectivo.

Más adelante, y tras comprobar que el grupo seguía operando, -ya que se descubrió que habían robado más de 100 smartphones de alta gama que fueron distribuidos posteriormente en otros países de Europa y en Marruecos-, se identificó al siguiente eslabón en Ibiza, otro ciudadano de origen rumano, que se dedicaba a robar y receptar los teléfonos. La mayor parte de estos terminales procedían de sustracciones a empresas de paquetería y los vendía o transportaba a Rumanía para distribuirlos en el pueblo del cual es originario.

Finalmente, se culminó la investigación al detectarse la presencia en la isla del citado ciudadano rumano, procediendo a su detención. Como resultado de los registros practicados en los domicilios de los detenidos, se han intervenido teléfonos, ordenadores, herramientas para la manipulación de los terminales telefónicos,  cocaína y éxtasis. Se estima que el número total de terminales telefónicos y material informático sustraídos asciende a más de 300, valorados en unos 200.000 euros. Los agentes siguen realizando pesquisas con el objeto de recuperar el resto de smartphones sustraídos y no se descartan nuevas detenciones.

Fuente: Ministerio del Interior

Share with:

About Redacción